Carrinho0Item(s)

Nenhum produto no carrinho.

Product was successfully added to your shopping cart.
¿Quién será el Campeón Mundial? (Paquete con 100)

¿Quién será el Campeón Mundial? (Paquete con 100)

R$3,90

A partir de R$1,95
para quantidades!

(Em estoque)

¿Quién será el Campeón Mundial? (Paquete con 100)

Descrição Rápida

Ser campeón mundial de fútbol no cambiará su realidad actual, mucho menos la futura. Pero si usted tiene a Cristo, será un CAMPEÓN ETERNO en el sentido más amplio de la palabra.

Disponível: Em estoque

R$3,90

A partir de R$1,95
para quantidades!

Descontos: compre em quantidades!
Quantidade Preço Unitário Desconto
10 R$3,51 10%
20 R$3,12 20%
50 R$2,73 30%
100 R$2,46 37%
500 R$1,95 50%

Detalhes

Después de muchos nervios, peleas, algunas tarjetas, lesiones, esfuerzo, frustraciones y victorias, solo se clasifican 32. Los estadios están listos. El negocio de la pasión del fútbol mueve millones de dólares. Los vuelos y lugares de hospedaje están repletos. Los jugadores profesionales sueñan con formar parte de la selección nacional, pero solo 23 son los elegidos. Los entrenadores seleccionan estratégicamente a los titulares, pues son ellos los que serán seguidos por la atenta mirada de hasta 1000 millones de espectadores (dato oficial FIFA).

Fase tras fase los equipos son eliminados y, así las esperanzas de países enteros quedan truncas. Caras largas, lágrimas de enojo y frustración, fuertes discusiones y más de una pelea se desencadenan, hasta que quedan solo dos equipos para jugar la tan anhelada final. Y después de ese partido en el que los futbolistas “dejarán su vida” en la cancha, solo quedará un equipo ganador, solo un campeón.

Solo uno levantará la tan ansiada copa dorada. Solo ellos darán la vuelta olímpica. ¡Ojalá fuera nuestro equipo! ¡¿Qué no daríamos por estar entre los campeones?!

Pero déjame decirte lo siguiente: ¡Tú también podrías ser el campeón! Aunque en otra competencia, pero no menos importante. Es una competencia donde se juega a muerte y con consecuencias eternas. Allí también habrá un equipo ganador. ¡Es el juego de la vida!

Cada persona busca jugarlo de la forma que mejor le parece. Algunos se esforzarán por avanzar y otros se conformarán con lo mínimo indispensable. Algunos serán previsores, otros intentarán hacer trampa y buscarán atajos. Pero al igual que en el fútbol, el que no obedece las reglas o no alcanza los puntos necesarios, será eliminado.

Para salir ganador en el “juego de la vida” habrá que tener presente los siguientes conceptos: el dueño de la vida es Dios. Él te creó y te dio la vida. Dios te ama inmensamente y su objetivo es que estés para siempre con Él, y que así obtengas la victoria diaria y eterna. En la Biblia (la palabra de Dios) tienes las reglas de cómo “jugar”; allí se nos enseña que “Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio camino”, y que “no hay distinción, pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”

Como consecuencia de esto, tú y yo estamos en el equipo perdedor. Por más que intentes ser una buena persona, no tendrás acceso a la presencia de Dios, al cielo, porque Él es Santo y tú pecador. Además, hay un juicio pendiente sobre tú y yo; la Biblia dice que “…está establecido que los seres humanos mueran una sola vez y después venga el juicio” Esto significa la eterna separación de Dios, la muerte eterna.

¡Pero no tiene que ser así; existe una solución para esto! Aquí sí te puedes cambiar al equipo ganador. Solo tienes que adquirir la ciudadanía celestial. Para esto el precio fue alto: le costó la vida a Jesús, aunque Él la entregó por amor, voluntariamente, librándonos del juicio que estaba sobre nosotros. Para pasarte al equipo vencedor tendrás que reconocer que infringiste las reglas y arrepentirte de eso. Debes pedirle a Jesús que perdone todos tus pecados. Cree que Él Murió en tu lugar en la cruz para pagar la culpa y que resucitó para darte vida eterna. Él promete que “a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.”.

Salir campeón del mundo en el fútbol no cambiará tu realidad presente y, mucho menos, la futura. Pero, si tienes a Cristo, Serás un CAMPEÓN ETERNO en el más amplio sentido de la palabra. ¡La decisión es tuya!

Si tienes alguna inquietud, no dudes en cominicarte!

Informação Adicional

Autor(es) Não
Dimensões 10,5x15 cm
Páginas 4
Editora Chamada
Idioma Espanhol

Temas

Use espaços para separar as tags. E aspas simples (') para frases.