Carrinho0Item(s)

Nenhum produto no carrinho.

Product was successfully added to your shopping cart.
Yo quiero ir al Cielo (Paquete con 100)

Yo quiero ir al Cielo (Paquete con 100)

R$3,90

A partir de R$1,95
para quantidades!

(Em estoque)

Yo quiero ir al Cielo (Paquete con 100)

Descrição Rápida

Por lo menos una vez en la vida cada persona se hace la pregunta: “¿Existe el cielo?”, “¿Existe Dios?”, “Después de la muerte, ¿sigue la vida?”

Disponível: Em estoque

R$3,90

A partir de R$1,95
para quantidades!

Descontos: compre em quantidades!
Quantidade Preço Unitário Desconto
10 R$3,51 10%
20 R$3,12 20%
50 R$2,73 30%
100 R$2,46 37%
500 R$1,95 50%

Detalhes

Por lo menos una vez en la vida cada persona se hace la pregunta: “¿Existe el cielo?”, “¿Existe Dios?”, “Después de la muerte, ¿sigue la vida?”, “¿Será que detrás del universo realmente existe algo más, una dimensión diferente?”, “¿Existe la vida eterna?”

Prácticamente todas las religiones enseñan que el alma y, según sea el caso, también el espíritu, continúan existiendo en alguna forma. Aun muchas personas no religiosas presienten eso, aunque no lo quieran tener en cuenta.

¿De dónde viene ese presentimiento, ese deseo de un mundo mejor? Si realmente te importa conocer la verdad, deberías investigar y preguntarte: “¿Dónde encuentro información fiable sobre el cielo, sobre Dios y sobre la eternidad?”

¿Qué tal una respuesta desde el cielo? La mejor referencia sobre el cielo nos la podría dar alguien que vino del cielo. ¡Y ese Alguien existe! Se trata del Hijo de Dios, Jesucristo. Cuando Jesús estuvo aquí en la tierra dijo: “Nadie ha subido jamás al cielo sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre (Jesucristo)”.

¡Qué maravilloso debe ser el cielo! Si Dios ha creado todo lo hermoso, lo que nos hace bien aquí en la tierra, no puede ser menos maravilloso en su presencia. Lo que está claro es que: el cielo no es un lugar aburrido, etéreo, donde los ángeles sólo tocan el arpa incansablemente. Es más bien un lugar de vida y felicidad perfecta, el lugar dónde vive Dios.

De ese lugar la Biblia dice “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas”.

¿Y quién podrá estar en ese lugar donde está Dios? El Salmo 24 da la respuesta: “El limpio de manos y puro de corazón”.

La gran pregunta es: ¿cómo puede haber en ese lugar tan perfecto personas imperfectas como tú y yo?. Lo que nos separa del cielo es el pecado. Por eso, primero debemos ser adaptados para el cielo. Y es para eso que vino Jesucristo desde el cielo. La Biblia dice: “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores”

Tu debes saber que Cristo murió por nuestros pecados, como lo dice la Biblia, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día.

¡Él vive!

El Señor Jesucristo mismo dice “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna.” Ése es el fundamento para poder llegar al cielo. Si pones tu vida bajo el dominio de Jesucristo, si crees en Él y te arrepientes de tus pecados, entonces tendrás el derecho legal al cielo.

Cuando le pides a Jesucristo que te salve, Él lo hará. Y ya no tendrás razón para dudar de que si vas al cielo o no. Dios mismo pondrá esa seguridad en tu corazón. Ningún poder, ni ninguna circunstancia del mundo podrán arrancarte del reino de Dios.

Norbert Lieth

Informação Adicional

Autor(es) Não
Dimensões 7,5 x 14 cm
Páginas 4
Editora Chamada
Idioma Espanhol

Temas

Use espaços para separar as tags. E aspas simples (') para frases.